Es una técnica que utiliza rayos-X para identificar un material. En ella hace colisionar un haz de rayos-X de longitud de onda conocida sobre el material. Dónde estos fotones de rayos-X se ven difractados hacia el detector con una intensidad y ángulo específico, característico de cada ubicación espacial de los átomos en el material.